Boca con alineadores invisibles y ataches

¿Sabes qué son los ATACHES?

22 enero, 2020 Publicado por

Los ataches son unos pequeños relieves que se colocan sobre tus dientes para ayudarnos a moverlos y conseguir que vayan al lugar deseado.

Esto nos ayuda a que el alineador quede más sujeto al diente y así producir esos movimientos que el alineador no podría por sí solo. ¡Gracias a esto la ortodoncia invisible es tan eficaz como los brackets tradicionales, y más cómoda!

Los ataches están hechos de composite, el mismo material que se utiliza para realizar tus empastes, siendo del mismo color que tus dientes.

Son muy discretos, ya que suelen tener un tamaño de entre 1 y 3 milímetros, aunque existen diferentes formas y tamaños, según el objetivo que se persiga. A lo largo de tu tratamiento podemos cambiarlos por otros distintos para perfeccionar tu sonrisa. Los más habituales son los rectangulares, pero existen diferentes modelos.

La elección de uno u otro depende del movimiento a realizar y del diente al que se adhiere. En función de su objetivo, los ataches se clasifican en los siguientes tipos:

  • Rotación: permiten que los caninos superiores e inferiores giren.
  • Extrusión: facilitan la extrusión de las piezas dentales anteriores superiores e inferiores.
  • Enderezamiento radicular: los ataches consiguen que la raíz de los dientes tenga la forma adecuada.

 

Sonrisa con ataches
 

La colocación de los ataches es completamente personalizada, por eso cada paciente necesita un número determinado de ataches en ciertos dientes. Gracias al software 3D llamado ClinCheck con el que cuenta Invisalign, puedes ver el resultado del tratamiento incluso antes de comenzarlo, y no solo eso, también podrás ver dónde van a ir colocados los ataches y la apariencia de los mismos. Así el tratamiento se convierte en mucho más predecible, y podemos saber cuánto durará nuestro tratamiento de ortodoncia invisible

La colocación de los ataches es rápida e indolora, tampoco molestan y apenas se ven, y lo más importante, son extremadamente útiles.

Se trata de uno de los primeros pasos a la hora de comenzar el tratamiento, por lo general en la primera o segunda visita. Para ello, rellenamos unas plantillas con la forma de tus ataches. En cuanto estén listas, aplicamos un gel en la superficie de los dientes en los que se van a colocar los ataches. Posteriormente lavamos con agua, secamos los dientes y aplicamos un adhesivo previo a la colocación de las plantillas, para que adhieran perfectamente. Es entonces cuando utilizamos la lámpara de polimerizar para que se endurezcan.

Acto seguido se retiran las plantillas, y se comprueba que estén bien adheridos a la superficie de tus dientes. ¡Ya estás listo para ponerte el primer alineador!

 

Sonrisas con alineadores y ataches
 

Es normal que los primeros días encuentres los ataches ligeramente puntiagudos, pues están recién puestos, pero conforme pasen los días y debido al cepillado, la masticación, y colocar y quitar los alineadores, van redondeándose y siendo más agradables y suaves al tocarlos con la lengua y tejidos blandos de tu boca.

Como ventajas frente a otros tipos de ortodoncia, podemos incluso blanquear los dientes de manera paralela al uso de los alineadores, sin riesgo de que se queden manchas, puesto que el diente absorbe el blanqueamiento de manera uniforme.

Una vez finalizado el tratamiento, estos pequeños «empastes» se quitan y se pulen con fresas específicas de menor dureza que el material de tu diente para no dañarlo, dejando los dientes intactos.

Categorizado en:

Esta entrada fue escrita pornoticias