Ortodoncia invisible VS Brackets tradicionales

4 febrero, 2020 Publicado por

Si tus dientes no lucen como te gustaría y te cuesta sonreír en las fotos, quizás necesites un tratamiento de ortodoncia. Hoy te contamos las diferencias entre los alineadores invisibles y los brackets.

Hay sonrisas que enamoran, como la de la gran Sofía Vergara. ¿A quién no le encantaría tener unos dientes tan bonitos y alineados? Si el problema es que tus dientes no andan todo lo rectos que deberían, quizás es el momento de pensar en un tratamiento de ortodoncia. ¿Cuál elegir?

A la hora de elegir entre una ortodoncia invisible y unos brackets tradicionales entra en juego principalmente la comodidad. Ambos tratamientos son totalmente eficaces y duran lo mismo. A algunas personas les gusta más el toque vintage de los brackets, y a otras, que no se note nada. Cuestión de gustos. Pero lo que es realmente indiscutible es la comodidad de los alineadores.

 

Dos chicas sonriendo, una con brackets y otra con ortodoncia invisible
 

Pero mejor entramos en cuestiones más técnicas.

Una de las diferencias más importantes entre la ortodoncia invisible y los brackets es el poder lavarnos bien los dientes. Es evidente que con los brackets en la boca tendremos más problemas para eliminar los restos de comida. El uso de hilo dental está más limitado, por lo que hay que usar cepillos interproximales.

Con la ortodoncia invisible este problema desaparece. Los alineadores, al no ser un aparato fijo como los brackets, se pueden poner y quitar para poder lavarnos los dientes con total normalidad. Podremos usar hilo dental y eliminar cualquier resto de comida de manera muy fácil. Los alineadores también se limpian con lo que evitas que se acumule la suciedad y se produzcan malos olores.

Si hablamos de las molestias, es cierto que la ortodoncia invisible respecto a los alineadores causan menos molestias (prácticamente ninguna) a los pacientes que la usan ¡Puedes preguntarle a cualquier persona que ya la haya utilizado!

Los brackets normalmente suelen producir alguna rozadura y llaga en la boca, algo muy molesto a la hora de comer y hablar. Los alineadores, al ser unas fundas invisibles y suaves, adaptadas a la boca de cada paciente, no producen este tipo de inconvenientes.

También es destacable el periodo de adaptación. Mientras los alineadores se cambian cada semana y el movimiento de los dientes se hace de manera más progresiva, en los brackets la “activación” se suele hacer una vez al mes, por lo que después, es posible que te esperen unos días de bastante dolor.

Seguro que has presenciado muchas veces como alguien se quejaba de que no podía comer porque hacía pocos días que había visitado al dentista para “apretar” el aparato…

Una de las diferencias más destacadas es que con la ortodoncia invisible, el movimiento de los dientes es más gradual (y mucho menos doloroso), pero no más lento.

Con la ortodoncia invisible las urgencias al dentista también desaparecen prácticamente. Mientras con el uso de brackets es posible que tengamos que acudir rápidamente a nuestro especialista porque se nos ha soltado un bracket o se nos clava algún hierro, con la ortodoncia invisible, esto no pasaría ¡Porque no hay!

¡Y hay un montón más de diferencias que te iremos contando en próximos artículos! ¿Sabías que puedes blanquearte los dientes mientras utilizas tus alineadores?

Poco a poco te las iremos contando así que no dejes de visitarnos.

Categorizado en:

Esta entrada fue escrita pornoticias