Rocío

Ortodoncia invisible a distancia

15 mayo, 2021 Publicado por

La ortodoncia invisible a distancia es la opción si viajas mucho o tienes una agenda apretada

¡Mejorar tu sonrisa nunca había sido tan fácil!

A veces es difícil saber dónde vamos a estar mañana, y es normal pensar, ¿Y si empiezo con mi tratamiento de ortodoncia invisible y me voy a estudiar fuera? ¿Y si no puedo ir a revisión?

Actualmente existen muchas soluciones a cualquier problema o inconveniente que pueda surgir en uno de estos tratamientos, y la distancia no es uno de ellos. 

Invisalign a distancia

Con el método Invisalign y sus alineadores invisibles puedes disfrutar totalmente y sin preocupaciones de tus aventuras por el globo.

Aunque el tratamiento de ortodoncia invisible tenga una duración media de unos doce meses y parezca que tengas que pasar por la clínica infinitas veces para la correspondiente revisión, esto no es así.

Para quien todavía esté algo despistado, los alineadores invisibles son férulas de ortodoncia que, a diferencia de los sistemas tradicionales, son casi imperceptibles, cómodos y no requieren del cementado de brackets ni otros aparatos ortopédicos.

Paciente esperando su cita

Pero… ¿Qué es la ortodoncia?

La ortodoncia es una especialidad de la odontología que basa sus objetivos en la corrección, ósea y dental, de las estructuras faciales, con la finalidad de alcanzar aquellas normas estéticas que deciden el profesional y el paciente, con su mejor criterio, para rehabilitar de la mejor manera la salud bucal de este último.

De este modo la ortodoncia, gracias a la realización de un buen diagnóstico, tratamiento y una prevención de las maloclusiones, puede llegar a alcanzar sus objetivos principales.

Gracias a estos alineadores, se eliminan las molestias que la aparatología fija, como los brackets, puede ocasionar por el roce. Además, también se suprimen las urgencias por caída de aparatología fija cementada.

La clave de la ortodoncia invisible a distancia: la planificación

El tratamiento de los alineadores se planifica siempre por ordenador. En las primeras visitas se toman impresiones de la boca a través de un escáner digital. 

Sobre esas impresiones digitalizadas, el ortodoncista realiza un plan de tratamiento exclusivo e individualizado para cada paciente.

Con esa digitalización veremos donde se mueven los dientes virtualmente tal y como después se realizará en boca.

De esta manera, antes de comenzar el tratamiento el paciente puede visualizar como está a día de hoy, como se moverán los dientes y el resultado final del tratamiento.

Una vez todo el tratamiento está planificado, se imprimen todos los alineadores que harán falta durante el tratamiento.

Los alineadores se cambian cada 6-8 días, de modo que se van haciendo presiones y generando los movimientos deseados.

Alineador

El paciente puede saber el número de alineadores totales y, de este modo, poder calcular cuando finalizará el tratamiento.

Así pues, el tratamiento de ortodoncia con alineadores invisibles proporciona una estética, una comodidad e higienización normal para el paciente. Siendo una de las opciones de ortodoncia más elegidas, así como la que menos preocupaciones acarrean, incluso estando a cientos de kilómetros de tu clínica habitual.

De forma presencial, habitualmente las revisiones se realizan cada 6 u 8 semanas.

Si vives en el extranjero o vas a desplazarte fuera durante un periodo más largo de tiempo, las revisiones pueden alargarse en el tiempo sin problema, por lo que tendrás que acudir a la consulta muchas menos veces que si llevaras brackets.

Calcularemos el tiempo que estarás fuera y te entregaremos los alineadores necesarios para ese espacio de tiempo.

Además, ENLÍNEA dispone de una exclusiva plataforma virtual de seguimiento a través de la cual, tu ortodoncista podrá seguir tu caso como si estuvieras en la consulta, ¡porque la supervisión es muy importante!

¡No dudéis en consultarnos todas vuestras dudas! En Centros ENLÍNEA tienes todas las ventajas para que consigas una sonrisa de cine, tanto cerca, como lejos de casa.

Categorizado en:

Esta entrada fue escrita porAndrés Marín García