jim carrey señalando

ANALIZANDO: JIM CARREY

10 enero, 2020 Publicado por

El final de la navidad ya ha llegado y los que somos de poner el árbol en octubre… no estamos muy contentos.

¡Sin embargo, por cada amante de la navidad hay un grinch! Un grinch es ese amig@ o herman@ que odia la navidad y todo lo relacionado y que pone mala cara siempre que nos ponemos a cantar villancicos o pedimos que nos ayuden a poner el árbol. Pero lo cierto es, que antes de ser un término conocido por todos, fue el título de una película protagonizada por el gran Jim Carrey ¡al que vamos a analizar hoy! y que se ha convertido en todo un símbolo navideño.

Un Jim Carrey verde y peludo que pone malas caras y quiere arruinar la navidad de todos, acompañado siempre de su perro eso sí. Pero todo se va al traste cuando conoce a una niñita que le roba el corazón y todos descubrimos que, efectivamente, ¡tiene un corazón!

 

Jim Carrey Sonriendo
 

El Grinch tiene unos dientes feos, amarillos y apiñados… Como buen villano de cualquier película, vaya. No tiene labios, sino hocico, ya que no se sabe bien si es un hombre, un animal o qué se yo… Y nunca, NUNCA sonríe.

Sin embargo, Jim Carrey, uno de los actores mejores pagados en la década de los noventa, tiene una dentadura totalmente diferente. Sus dientes los hemos visto de mil maneras diferentes según el papel de sus películas, ¡siempre cambia!

En la máscara pudimos ver un Jim Carrey con unos dientes enormes, resultado de efectos visuales gracias a la magia del cine. Por otro lado, en dos tontos muy tontos, el actor tuvo que romperse un incisivo central para poder dar vida a Lloyd Christmas. Pero hablemos de la sonrisa real de Jim…

jim carrey en la máscara
En la vida real, Jim  no tiene unos labios mucho más gruesos que el Grinch, ¡pero por lo menos, no tiene hocico! Ni tampoco unos dientes demasiado grandes, como en La Máscara. La sonrisa del intérprete se caracteriza por tener unos dientes de forma acampanada los cuales forman un arco alineado que nos muestra al sonreír. No hay apiñamiento, y tampoco color amarillo, ya sabéis… como los del Grinch… ¡Quizás Jim ha leído nuestro artículo sobre los blanqueamientos dentales!

Pero lo cierto es, que puede mejorar su sonrisa. Unas arcadas comprimidas, una sonrisa gingival a nivel de sus dientes posteriores, son algunas de las características mejorables de la sonrisa de este mentiroso compulsivo. A pesar de ese labio superior fino, Jim no muestra más allá de la corona de sus incisivos, sin ver un ápice de encía. Lo que llamamos sonrisa baja.

Jim Carrey en la premiere de una película
La compresión de sus arcadas nos muestra sus corredores bucales, esos espacios negros al sonreír entre mejillas y dientes. Además, dicha compresión es la causa de esa sonrisa gingival posterior.

Al usar ortodoncia invisible, el estadounidense puede mejorar esa compresión, ¡dando mayor magnitud a su carismática sonrisa! Estamos seguros de que podría hacer muchos papeles diferentes con una sonrisa totalmente renovada. Así que ya sabes, Jim… ¡Te esperamos cuando vuelvas a España!

Categorizado en:

Esta entrada fue escrita pornoticias