Analizando: Eugenia Silva

8 enero, 2019 Publicado por

Ha sido un referente en España dentro y fuera de las pasarelas, Eugenia Silva, tan natural y elegante es un claro referente en la moda española. Se caracteriza por un estilo ‘chic’ y elegante, en el que destacan los ‘looks’ mono tono. Suele recurrir muy poco a las prendas estampadas y como mucho, opta por el estampado a rayas.

Su primer contacto con la moda fue en el año 1992 cuando la modelo ganó ‘Elite Look of the Year’, momento en el cual se fue a Nueva York a vivir y se convirtió en la imagen de Óscar de la Renta. Ha salido en cientos de portadas de las revistas de moda más prestigiosas como Harper’s Bazaar, Telva, Vogue, etc.

Se podría dividir el estilo de Eugenia en dos, como el día y la noche, la Eugenia vestida con un estilo más ‘chic’, más elegante, en cada uno de sus eventos y la Eugenia de día, con un estilo más básico y relajado.

Empezando por el estilo de día, el casual, ella sigue las últimas tendencias, podemos verla con ‘looks’ mucho más relajados, pero al día de lo que se lleva. La comodidad y neutralidad son sus mejores aliados y le favorecen. Si, en cambio, hablamos de la “Eugenia de noche” podemos hablar de una gran variedad de estilos, pero siempre bajo la línea de la elegancia. Opta muchas veces por cortes asimétricos en sus vestidos, sobre todo jugando con el escote y la espalda, su estatura y constitución ayudan a lucir llamativos escotes traseros. Otra opción por la que siempre opta es la dualidad de tonos neutros, como el blanco y negro, un grandísimo acierto siempre y Eugenia lo sabe y lo utiliza en looks llenos de sofisticación.

Cuando quiere jugar con los colores siempre arriesga, mezclando tonos complementarios y arriesgando en la combinación de muchos de ellos. La podemos ver mezclando el verde con magenta y acertando en cada una de sus elecciones, en su paleta cromática siempre hay lugar para los tonos rosas o los cálidos.

Si Eugenia combina en su vestuario los blancos con excelencia, no lo hace menos su sonrisa: amplia y despejada. Al sonreír, sus dientes ofrecen un color radiante y natural, gracias a la exposición de todos ellos, distribuidos de manera armónica y ordenada. No sólo en lo que a estética se refiere, sino también en materia de “mordida”, que es excelente.

La forma de sus dientes es, además, perfectamente equilibrada, encontrando naturalidad en las proporciones de altura y anchura entre todos ellos, de modo que sus “medidas” son equilibradas. No cabe duda de que eso hace que ella sea una de las “caras amables” de la moda en el panorama internacional, en tanto que la sonrisa supone más del 50% de la expresión facial, y ella puede presumir de un “tipo” excelente en este sentido.

Los dientes, al igual que el resto de estructuras corporales, deberían disfrutar de proporciones ideales según determinados cánones altura/anchura.

Además, al sonreír los dientes “imitan” la curvatura del labio inferior, algo que contribuye a la belleza de una sonrisa, caracterizada normalmente por pequeños detalles o complementos que nos permiten hablar de un ‘look’ 10.

El único aspecto de mejora que se nos ocurre es el rosa de su sonrisa: al sonreír encontramos que en la zona de los molares expone algo más de encía de lo que marcan los cánones, y es que a veces las sonrisas admiten menos “combinaciones” que la moda convencional… porque lo cierto es que a nosotros nos encanta el resultado global.

Categorizado en:

Esta entrada fue escrita poradmin